jueves, 17 de octubre de 2019

Hacemos un tótem indio con materiales reciclados

Éste verano hemos tenido un nuevo tema estrella en casa. El año pasado fueron los egipcios, y éste le ha tocado el turno a los indios americanos. Hemos estado investigando y aprendiendo sobre ellos, y una de las cosas que más le llamó la atención al peque fueron los tótems.

Tótem con materiales reciclados

Por otro lado, en casa teníamos un bote de Pringles que queríamos reciclar, así que nos metimos en Pinterest a buscar inspiración, y ¡zas! de pronto los indios volvieron a cruzarse en nuestro camino. Una vez que vio cómo la gente hacía sus propios tótems, ya no hubo vuelta atrás. Así que aquí tenéis el nuestro, y el paso a paso de cómo lo hicimos.

Materiales


- Bote de Pringles 
- Cartón
- Cinta adhesiva
- Cola blanca
- Papel de diario o revista
- Pinturas y pinceles
- Rotulador negro

Procedimiento


Lo primero que hicimos es dibujar unas alas en un cartón, recortarlas y pegarlas con un poco de cinta adhesiva a nuestro bote, vacío y limpio. 

Pegamos unas alas de cartón al bote de pringles

Después hicimos una mezcla de cola blanca y agua a partes iguales (¡no sabéis las ganas que tenía de probar el famoso mejunje Art Attack!) y mezclamos bien. Además, recortamos una revista en trocitos pequeñitos. 

Con mucha, mucha, mucha paciencia, vamos poniendo trocitos de papel sobre nuestro bote y "pintándolos" con la mezcla de cola y agua. Hay que cubrir toda la superficie, las alas incluidas. El bote ya es bastante resistente, por lo que con una capa de papel sería suficiente. Pero las alas, y la unión de las alas con el bote son las partes más delicadas, así que nosotros dejamos secar completamente, y pusimos una nueva capa de papel y cola. Así nos aseguramos que nuestro tótem será muy sólido.

Cubrimos el bote con papeles y una mezcla de agua y cola blanca

Cubrimos el bote con papeles y una mezcla de agua y cola blanca

Una vez seco, llega la parte más divertida: la creativa. Para empezar, pintamos todo el bote y las alas en color marrón, para simular la madera. Una vez seca la pintura, dibujamos con rotulador el diseño que más nos guste. Nosotros hicimos dos caras separadas por una serie de triángulos. También dibujamos sobre las alas algunos elementos decorativos.

Pintamos el bote de marrón para simular madera

Cuando tengamos el diseño claro, y lo tengamos dibujado, toca pintarlo todo. Lo mejor es escoger colores llamativos, que contrasten con el color oscuro de la "madera". Nosotros escogimos algunos colores metalizados para que el acabado se viera más brillante.

Pintamos el tótem con colores llamativos

De nuevo, dejamos secar completamente la pintura, y para terminar, con un rotulador permanente negro, repasamos todos los contornos y detalles que hayamos dibujado.

Tótem con materiales reciclados

Como veis es una manualidad súper sencilla de realizar, en la que sólo usamos materiales reciclados. El resultado es chulísmo, genial para un rincón temático, o para decorar la habitación. Mi hijo dice que su tótem es protector de la Naturaleza, y es curioso, pero ha sido el primer verano en el que nos han sobrevivido todas las plantas que hemos plantado ¿casualidad? jajajajaja...


No hay comentarios:

Publicar un comentario